All Post

b1 “Un piloto compasivo surca 400 millas para unir a un perro de refugio con una familia amorosa, brindándole los últimos días el calor de un hogar.”

Ella solo le dieron unas pocas semanas de vida, así que el piloto la llevó volando 400 millas hasta su familia adoptiva para que sus últimas semanas las pasara con ellos.

Lamentablemente, no todos los animales en un refugio tienen un resultado exitoso. Hace unos meses, un refugio de animales de Carolina del Norte descubrió que Ashlyn, una vieja perra amable, tenía cáncer.

A pesar de la expectativa de vida corta e infortunada de cuatro patas, un piloto se aseguró de que sus últimos días estuvieran llenos de amor.

Ashlyn notó por primera vez que no se sentía bien cuando experimentó un breve episodio de depresión. La pobre Ashlyn ni siquiera tenía energía para correr o jugar en algún momento después de que los veterinarios le diagnosticaran cáncer.

La perra no tenía mucho tiempo más para vivir, y el refugio no tenía forma de llevarla allí pronto. Pero hubo un hombre que intervino milagrosamente para salvar el día.

Paul Steklenski, director de Flying Fur Animal Rescue y piloto experimentado, se comprometió a llevar a Ashlyn allí lo antes posible.

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button